Luna Gitana
blank
blank
blank
blank
blank
blank
blank
blank
blank
blank

QUIÉNES SOMOS

LUNA GITANA es una asociación artístico-cultural sin ánimo de lucro. Está compuesta por amantes de la cultura flamenca unidos por un mismo deseo: conocer y divulgar este arte.

Hace más de una década que el flamenco está presente en Eslovenia, en concreto desde el primer seminario de danza con la profesora Jelena Markovic. Fue con ella con quien dio sus primeros pasos en el mundo de este arte la mayoría de los miembros de nuestra asociación. Aunque después ha habido otros profesores, son suyos los méritos de traer el flamenco a Liubliana. Cabe mencionar que, sin ella, la asociación no contaría con las personas que hoy la componen.

Nuestro principal objetivo es despertar el interés por el flamenco entre la población eslovena. Además, con la ayuda de reconocidos y experimentados pedagogos, deseamos ofrecer la posibilidad de seguir formándose en este arte a todos aquellos que desde hace ya tiempo se sienten atraídos por todo lo que representa el flamenco. Con este fin organizamos cursos anuales de flamenco para todos los niveles, así como seminarios, veladas de flamenco, conferencias y actuaciones relacionadas con el baile y la música flamenca. El centro también cuenta con la participación de artistas invitados que vienen de España.

Nuestra asociación está íntimamente unida a Andalucía, la cuna del flamenco, y confraternizada con la Asociación cultural de danza “La Argentinita” en Sanlúcar de Barrameda, cuyos componentes día a día se esfuerzan por mantener vivas las tradiciones del flamenco en su estado más puro. Gracias a ellos, en nuestro centro podemos contar con la participación de profesores y artistas que tienen un lugar señalado en el mundo del flamenco, pues además de instruidos pedagogos son excelentes personas dispuestas a compartir con nosotros no sólo su conocimiento y experiencias, sino también las tradiciones y sentimientos, lo impalpable, la esencia pura del flamenco. Su presencia aquí es para nosotros un gran honor y privilegio.

Alegrías, foto: Damjan Jermančič