Luna Gitana
blank
blank
blank
blank
blank
blank
blank
blank
blank
blank

HISTORIA DE LA LUNA

LUNA GITANA nació una tarde de verano en Andalucía. Desde el cielo brillaba misteriosamente una luna perfectamente redonda. Era la segunda luna llena de aquel mes. Los andaluces la llaman “luna azul” y creen que te concede cualquier deseo que le pidas.

Nuestro curso de verano estaba llegando a su fin y el aire era un hervidero de sentimientos que afloraban sin cesar. En el jardín, se había reunido un grupo de gente y todos miraban fascinados la resplandeciente cara de la luna. En aquel momento tan especial, no faltaron deseos que lanzarle: por la paz en el mundo, por los niños en Sudán, por la fachada de la propia casa... Algunos expresados en voz alta; otros callados, aunque no por eso estaban faltos de pasión. Hasta que alguien pidió lo que era, al fin y al cabo, el deseo de todos nosotros: volver a encontrarnos en el mismo ambiente de amistad y con mucho duende. Así todos nuestros pensamientos se fundieron en uno solo que voló alto hacia ese círculo misterioso, impulsado por el destello de nuestros ojos y el calor de nuestros abrazos.

Ahora seguimos uniendo fuerzas y así, cada uno contribuye a nuestra meta como mejor sabe. Nuestros deseos se están haciendo realidad. Con la ayuda de la luna azul, por supuesto.

Alegrías, foto: Damjan Jermančič